Promesa y Ley Scout

Promesa Scout

La promesa scout es un compromiso personal que se asume libre y voluntariamente al comenzar a participar del movimiento scout. Se trata de un compromiso único en el que quien hace la promesa se compromete con los valores y principios del escultismo.

A partir de la publicación de «Escultismo para muchachos» en 1908, todos los scout y muchachas guía alrededor del mundo formularon su promesa scout de vivir los ideales de este movimiento. El texto de la promesa scout y la ley scout ha ido variando a través del tiempo y de país en país. Por lo general, cuando los scout y muchachas guía formulan su promesa o la renuevan realizan el tradicional saludo scout con los tres dedos en alto que simbolizan los deberes del scout.

Ley Scout

 

Al escribir «Escultismo para Muchachos», Baden-Powell se inspiró en la obra de Ernest Thompson Seton, quien fundó los indios Woodcraft en 1902 en Estados Unidos y más tarde difundió el Movimiento Scout en ese país. Baden-Powell también se inspiró para la Ley Scout en el código de Bushido de los samurais japoneses, las leyes de honor de los indios americanos, el código de la caballería de los caballeros europeos, y los guerreros Zulú. Al igual que Seton, Baden-Powell decidió utilizar un conjunto de leyes positivas, en contraste con las prohibiciones del Antiguo Testamento. La Ley Scout original publicada por Robert Baden-Powell en 1908 tenía nueve artículos. B-P fue luego perfeccionándola y en 1911 le agregó el décimo artículo. La última versión de su pluma, ya con diez artículos, es publicada en la reedición de su libro Escultismo para muchachos en 1938.

1.- El Scout cifra su honor en ser digno de confianza.

2.- El Scout es leal para con su patria, sus padres, jefes y subordinados.

3.- El Scout es útil y ayuda a los demás sin pensar en recompensa.

4.- El Scout es amigo de todos y hermano de todo Scout sin distinción de credo, raza, género nacionalidad o clase social.

5.- El Scout es cortés y actúa con generosidad.

6.- El Scout ve en la naturaleza la obra de Dios, protege a los animales y las plantas.

7.- El Scout obedece con responsabilidad y hace las cosas en orden y completas.

8.- El Scout ríe y canta en sus dificultades.

9.- El Scout es económico, trabajador y cuidadoso del bien ajeno.

10.- El Scout es limpio, sano y puro de pensamientos, palabras y acciones.