Breve Historia

El Escultismo es un Movimiento educativo para niños y jóvenes que está presente en 165 países y territorios, con aproximadamente 30 millones de miembros en todo el mundo, agrupados en distintas organizaciones. Las directrices del Escultismo fueron dadas por el libro “Escultismo para muchachos” (1908), del fundador del movimiento scout, Robert Baden-Powell.

En 1907 se realizó el primer campamento experimental en la isla de Brownsea, en la costa sur de Inglaterra, en donde participaron 20 muchachos, separados en 4 patrullas (lobos, toros, chorlitos y cuervos) hijos de conocidos militares que hicieron campaña (en África o Asia), algunos de éstos eran miembros de los Chicos de Brigada.

El método educativo Scout, es un método revolucionario y alternativo a los sistemas de finales del siglo XIX y principios de los XX. En él, se toma en cuenta la capacidad de desarrollo innata de los individuos.

Los métodos de aquella época empleaban la sumisión y la coerción para educar a los alumnos, a tal grado, que contaban con herramientas y mobiliario destinados exclusivamente al castigo. Se coartaba la libertad en muchos sentidos, en búsqueda de reproducir el patrón de individuo que la clase dominante demandaba.

B. P., fundador del Movimiento Scout, manifestó desde niño su inconformidad con estas prácticas educativas. Cuenta él mismo que frecuentemente se iba de “pinta” al campo. Su incompatibilidad con el sistema educativo se vio reflejada en su vida personal al ser rechazado para ingresar a la universidad; éstas “pintas” las continúo durante su vida profesional, y en ellas adquirió diferentes experiencias que le sirvieron para destacar dentro del ejército.

Sus andanzas de guerra en guerra le permitieron ver los contrastes del ser humano, capaz de pasar de los actos más aberrantes de la guerra, al humanismo y los actos nobles que engrandecen al ser. Su convivencia con los aborígenes de África y sobre todo, su experiencia para defenderse del ataque Boer, le sirvieron para dar sustento al Método Scout.

Posteriormente, su observación de la degradación de la sociedad, sus experiencias y su compromiso por contribuir al mejoramiento del Imperio Británico, lo llevaron a investigar y hablar con diversos expertos en el ámbito educativo de la época.

El remedio fue la publicación del libro “Escultismo para Muchachos”, resultado de otro libro exitoso, “Aids to Scouting”, que originalmente fue escrito para chicos de Brigada (premilitares), pero que, debido a su innovadora visión, se llegó a utilizar en las escuelas.

Al principio, con “Escultismo para Muchachos”, B. P. no buscaba la creación de escuelas, grupos culturales ni contribución alguna parecida, ya que no se imaginaba la magnitud de aceptación por parte de l@s chic@s y jóvenes, sentando con ello, un precedente y las bases de lo que hoy conocemos como Escultismo.

Como cualquier método, a lo largo del tiempo, se fue afianzando y enriqueciendo; varios conceptos se fueron modificando para adaptarse a los cambios sociales, de lo que los niños, adolescentes y jóvenes buscaban para desarrollarse como individuos independientes, consientes de su entorno social.

Actualmente se vive una época de cambios en lo que respecta a la esencia del Método. La Agrupación Scout Mexicana, A.C. (AGSMEX) no es la excepción. Aunque se emplea el término “Tradicional” para la propuesta educativa, éste se entiende como apegado a la esencia de la propuesta original y a la concepción de “Movimiento” que el fundador, B. P. le imprimió para que se adecuara progresivamente a las necesidades e intereses de la juventud de la época. Se busca, a toda costa, evitar que el Escultismo se cierre y resulte anacrónico para los jóvenes de hoy.

La AGSMEX, busca rescatar aquellos elementos que, a lo largo del primer siglo de vida, se pudieran haber perdido o distorsionado, pero revitalizándolos con las aportaciones que las nuevas corrientes pedagógicas ofrecen para lograr que el Movimiento Scout cumpla su cometido y de respuesta cabal a las necesidades de los jóvenes para convertirse en ciudadanos responsables.

Es por ello que la AGSMEX incursiona con el ESCULTISMO CRÍTICO, basándose en la Pedagogía Crítica de Paulo Freire; que consiste en que los individuos construyan una ciudadanía que promueva una revolución transformadora de su realidad, mediante la construcción crítica de su entorno, haciendo que el individuo pierda el miedo a la libertad, creándose un proceso de búsqueda de independencia y, a la vez, de solidaridad. El arte del ESCULTISMO CRÍTICO es proveer lenguajes variados, lenguajes de posibilidad, lenguajes críticos, lenguajes de esperanza, de tal forma que los chic@s puedan empezar a entender mejor cómo fueron creadas sus ideas y puedan construir alternativas, imaginen, sueñen, adquieran nuevas herramientas de lucha, de dignidad, de amor y solidaridad.

Lograr una permanente actualización, implica estar constantemente atentos a la evolución de la juventud y su contexto. Por tanto, esta propuesta se estructura tomando en cuenta al niño, adolescente y joven mexicano de hoy, con el compromiso de la AGSMEX de mantener a la institución en libro abierto para realizar las adecuaciones que la evolución social vaya demandando.